Descripción:

Durante el pasado mes de septiembre, el número de parados en Castilla y León alcanzó la cifra de 142.590 personas, lo que supuso un aumento del 1,03% respecto al mes anterior. Sin embargo, con relación al último año, se produjo un descenso de 14.346 personas (-9,14% en tasa interanual).  Asimismo, el número medio de afiliados a la Seguridad Social fue de 919.384, lo que supuso un descenso de 4.000 afiliaciones respecto al mes anterior (-0,4% de variación intermensual) y un aumento de 12.900 en relación a septiembre de 2017 (+1,4% en variación interanual).

Ante estas cifras publicadas por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (CECALE) y la Federación de Autónomos de Castilla y León (CEAT Castilla y León) sostienen que, pese al descenso del desempleo respecto al año pasado, es aún preocupante el incremento producido en siete de las nueve provincias con relación al mes de agosto y cuyo origen debe buscarse nuevamente en la finalización de la época estival que, tradicionalmente, ha justificado la extinción de numerosos contratos de trabajo.

Ambas organizaciones entienden que resulta clave continuar con las reformas necesarias orientadas a mejorar la competitividad de las empresas para adaptarlas a la realidad cambiante, huyendo de políticas económicas e impositivas que, como ha quedado acreditado, afectan a sus resultados y, con ellas, a la posibilidad de crear empleo. En su opinión, dichas reformas deben articularse, además, sobre la base del diálogo social, que debe continuar siendo la seña de identidad de nuestro sistema de relaciones laborales.

Fecha de publicación: 2/10/2018