Descripción:

Santiago Aparicio Jiménez

Presidente de CECALE

Vivimos momentos económicamente muy complicados, y por ello no hay que perder ni tiempo, ni energía, en tantear y probar improvisadas y costosas políticas. Es prioritario, ahora más que nunca, la unión de todas las fuerzas para diseñar acciones valientes que, incidiendo en las reformas implantadas, persigan dos objetivos esenciales: generar riqueza y crear empleo.

No existe receta perfecta para salir de este atolladero en el que nos encontramos, pero las organizaciones empresariales estamos convencidas de que es urgente la adopción de medidas que persigan el aumento de circulante y la reactivación del consumo, así como la recuperación del clima de confianza inversora, pilares claves para frenar la destrucción del tejido productivo y, por tanto, del empleo.

Ahora bien, en Castilla y León, tenemos ya un marco idóneo de actuación, el Diálogo Social, en cuyo seno han nacido dos importantes acuerdos -La Estrategia Integral de Empleo, Formación, Prevención e Igualdad 2012-2015 y el Plan de Estímulos para el Crecimiento y el Empleo-, y del que están derivando la mayoría de los apoyos que, desde la Junta de Castilla y León, se están instrumentando para relanzar la economía y el empleo.

No obstante, si bien es cierto que aún es pronto para evaluar sus resultados, desde las organizaciones empresariales no cesaremos en nuestro empeño por consensuar no solamente nuevas actuaciones, sino que propiciaremos el compromiso de redoblar los esfuerzos presupuestarios por mantener aquellas medidas que están teniendo una importante acogida, como puede ser el apoyo a emprendedores, a la internacionalización de las empresas o aquellas dirigidas a favorecer el necesario reciclaje o formación continua de nuestros profesionales.

Aunque a escala regional CECALE continúe con su compromiso de alcanzar acuerdos en el contexto del Diálogo Social, entendemos que la consecución de un Gran Pacto Nacional sobre importantes asuntos, entre el Gobierno, oposición, sindicatos y empresarios no solamente es bueno, sino también necesario y urgente. Es el momento de perseverar en el esfuerzo; sabemos que todas las negociaciones tienen muchas dificultades e inconvenientes, pero de lo que debemos estar convencidos es que de la unidad saldrán grandes resultados.

Es el momento de flexibilizar la contratación, buscando fórmulas de entrada al mercado laboral que permitan ajustar de forma ágil y competitiva a las empresas a las rápidas necesidades cambiantes del mercado, y apostar por el "emprendedor", un valor a ensalzar ya desde la educación básica, (y de la que debe venir impregnado el empleado ya desde el inicio de su carrera profesional).

La armonización y reducción de la presión fiscal, así como la consecución de la unidad de mercado y la reestructuración de las Administraciones Públicas son premisas necesarias que deben ir acompañadas de mecanismos que impulsen el crédito hacia las empresas y permitan poner en marcha proyectos de inversión. Ahora, más que nunca, es el momento de apostar por la empresa, auténtica catalizadora del crecimiento y la única capaz de generar crecimiento y garantizar el bienestar social.

Fecha de publicación: 7/05/2013
Medio: El Mundo de Castilla y León