Descripción:
La economía de Castilla y León lleva cuatro trimestres consecutivos en negativo. La contracción de un 1,5% en el tercer trimestre de 2012 en su variación interanual y el empeoramiento en tres décimas respecto al trimestre anterior son datos que confirman que Castilla y León ha entrado de lleno en una segunda recesión, si bien es cierto que es más débil que la de 2009 en la que el desplome fue del 4% en términos interanuales.

A tenor de esta coyuntura económica y del contexto de recesión, con unos ingresos tributarios claramente a la baja, a pesar del incremento de las cargas impositivas, desde la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León se entiende que es el momento de adoptar un compromiso firme, constante e imperturbable por el crecimiento económico y por el estímulo de la actividad empresarial y por el empleo.

El tejido productivo de Castilla y  León sufre directamente el impacto de esta compleja y prolongada crisis económica; no en vano desde que comenzara la crisis han desaparecido 7.802 empresas. Por ello, la patronal entiende que no hay margen para el tanteo, ni para más presión fiscal sin lesionar los márgenes de consumo, de ahorro, de inversión y de mantenimiento de la actividad; y que dado que son las empresas el verdadero eje de la actividad, la riqueza y el empleo, por su cuidado y mantenimiento pasa la solución, y no por penalizar aún más la actividad empresarial.

 

Fecha de publicación: 26/11/2012
Medio: El Mundo de Castilla y León