Descripción:
Tras cinco años de crisis económica parece demostrado que sólo la austeridad no es la hipotética tabla de salvación.  Las reformas estructurales aún son tímidas y con resultados a largo plazo. Así, la presión fiscal sigue incrementándose, el aumento del paro es una constante mensual, el consumo continúa en caída libre, la potencial inversión productiva no encuentra financiación y el endeudamiento ahoga.

Esta misma semana, el Gobierno regional ha anunciado un descenso del techo de gasto, evaluado en 381,6 millones de euros, si bien no se explican debidamente los capítulos sobre los que se van a repercutir. El Pacto Fiscal que se está negociando en Castilla y León debiera conseguir mayores ingresos tributarios sin incrementar la presión; esto es, incentivando la actividad económica y empresarial, capaz de generar riqueza y crear empleo, a través de estimular el consumo familiar, la inversión productiva y la atracción de capitales.

Los empresarios de Castilla y León esperamos del mes de octubre unos Presupuestos austeros pero realistas, que acometan una eliminación del gasto prescindible, superfluo e improductivo, en ocasiones ineficaz por duplicarse, como también el que subyace sin dar respuesta a una demanda real, para así, poder apostar por la economía productiva y atender las tensiones de liquidez, insuflando mayor crédito a las empresas y familias.

... Que no pase octubre.

Fecha de publicación: 1/10/2012