Descripción:
La Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León valora muy positivamente la entrada en vigor de la reforma de la Ley de Morosidad, al tener en consideración que esta es una de las principales losas que pesan sobre los empresarios. CECALE entiende que esta reforma supone un avance en la línea de reducir y limitar los graves efectos que un excesivo período de aplazamiento de los pagos tiene para las empresas, en especial para las pymes y los autónomos, y por ello pide su aplicación inmediata.

No obstante, insiste en la necesidad de  reforzar aquellos instrumentos de los que disponen los acreedores para que puedan ejercer plena y eficazmente todos sus derechos cuando no cobran a tiempo, al igual que entienden que estas modificaciones han de ser implementadas con "inmediatez y efectividad" ya que a pesar de ser necesarias, "no son suficientes para eliminar los efectos negativos de la morosidad de las operaciones comerciales". En este sentido, desde la Confederación de Organizaciones Empresariales se insiste en la necesidad de llevar a cabo mejoras en el entorno en el que operan las empresas, fundamentalmente en las condiciones de acceso a la financiación y el marco regulatorio.

CECALE también valora muy positivamente que se fijen los plazos máximos de cobros irrevocables, así como que el plazo para realizar los pagos comience a contar a partir de la entrega de los bienes, de la mercancía o de la prestación de servicios y no desde la fecha de emisión de la factura.

Sin embargo, desde CECALE se teme que con el telón de fondo de la restricción económica que afecta a la Administración pública, especialmente a los Ayuntamientos es complicado que se pueda cumplir con los plazos, que para el caso de la Administración se cuantifica en 4 meses menos.  CECALE defiende que la limitación de plazo de pago para las administraciones públicas debe ir acompañada de una reforma del sistema financiero y una mejora de la financiación local, para que esta reforma no se quede en un ‘bridis al sol'.

Otro de los aspectos que CECALE destaca como un gran logro es que finalmente la nueva norma suprime la alternativa de pacto entre las partes, una premisa que es aprovechada para alargar los plazos de pago, siendo generalmente las PYMES y los autónomos los más perjudicados.

LA MOROSIDAD, UN SERIO PROBLEMA

Así según un estudio realizado por CECALE referido a la Morosidad, en una de sus conclusiones apunta que los problemas financieros derivados de la morosidad se hayan convertido en la causa del 25% de las quiebras empresariales.

Según el estudio que se ha realizado desde la Federación de Autónomos de Castilla y León al menos un 17, 93%  por ciento de los autónomos de la región han declarado que la morosidad privada les ha afectado gravemente en sus negocios mientras que el 15,30% afirman lo mismo con respecto a la morosidad pública.

Según el estudio  del European Payment Index referido al índice de riesgo de 2010, si las administraciones públicas pagaran sus facturas a tiempo, equivaldría a una inyección económica de 10.600 millones de euros, un 14% más que en 2009.

Los plazos de pago real en España están actualmente para las empresas en los 98 días,  para la administración pública en 153 y para los particulares en 59 días, mientras que la media europea es de 55 días.

Cifras que certifican que las quejas sobre los problemas de Morosidad que asfixian a las empresas, a las PYMES y autónomos no son caprichosas. Por ello desde CECALE se ve con satisfacción la reforma de la Ley de Morosidad, en tanto en cuanto la considera como un avance en la línea de reducir y limitar los graves efectos que un excesivo periodo de aplazamiento de pagos tiene para las empresas, especialmente para las PYMES y autónomos.

Fecha de publicación: 7/07/2010