Descripción:
La evolución de los precios en Castilla y León durante el mes de junio pone de nuevo en evidencia el estancamiento de los mercados y la contracción de la demanda en un momento crítico para el despegue de la economía, muy vinculado a mutaciones del consumo interno.

Tal y como se pone de manifiesto en las estadísticas publicadas por el INE, el IPC creció en Castilla y León durante el mes de junio una décima, la mitad de la tasa registrada en el conjunto nacional, con lo que la inflación interanual de la Comunidad Autónoma se sitúa en un 1,6%, una décima más alta que la media del país.

El adelanto del período de "rebajas", consecuencia directa del escaso mercado que se viene arrastrando desde los meses anteriores, ha influido notablemente en esta evolución del IPC, toda vez que se registra en el acumulado desde enero un descenso superior a los cuatro puntos en vestidos y zapatos mientras que el descenso es únicamente de tres décimas durante el mes de junio. Por el contrario, los mayores incrementos de los precios a lo largo del primer semestre del año se han producido en tabacos, bebidas alcohólicas, transportes, ocio y cultura y bares, hoteles y restaurantes, lo que da una idea aproximada de cómo el aumento de la fiscalidad se refleja en el precio pero no dinamiza el mercado.

CECALE se ve un mes más en la necesidad de insistir en que deben adoptarse medidas de política económica que dinamicen los mercados con facilidades para el incremento de circulante y el aumento de la demanda. En esta línea, las organizaciones empresariales avisan sobre las consecuencias del incremento del IVA durante el mes en curso, señalando que la política fiscal alcista, lejos de dinamizar la economía, conlleva peligros de consecuencias imprevisibles que no pueden ser camufladas con argumentos comparativos, toda vez que la situación económica de países con mayor fiscalidad no es semejante a la de Castilla y León.  

Fecha de publicación: 13/07/2010