Descripción:
Los precios del mes de julio han bajado en Castilla y León el 0,4 % , variación idéntica a la media de España, situándose la tasa interanual en un 2 %, una décima más que en el cómputo nacional después de que se haya alcanzado un crecimiento del 0,5 % a lo largo de los siete primeros meses del año.

Esta evolución del IPC, debida principalmente al período estival y a la temporada de rebajas,  resulta preocupante toda vez que, si bien en el grupo "vestido y calzado" el descenso de los precios se ha situado en un 11,7 %, vuelve a mostrar una alarmante debilidad de los mercados y una clara detracción del consumo. Por otra parte, se considera que el descenso pudiera haber sido mayor de no haberse sumado la contraproducente e ineficaz subida en el IVA. 

Desde CECALE se sigue observando que el IPC mantiene una tendencia de contención, solo distorsionada a partir de elementos extraños a los propios mercados como son la estacionalidad, la presión fiscal o el precio del crudo. Así, la dinámica del propio mercado, mucho más paralizado de lo que pudiera parecer en un principio, está influyendo muy poco ante una situación económica y social que no propicia ni el consumo ni el dinamismo.

Los empresarios de Castilla y León consideran que la política económica del Gobierno, especialmente en lo que a presión fiscal se refiere, lejos de incentivar el consumo interno, uno de los pilares sobre los que basar la reactivación de la actividad, está causando una detracción que se traduce en la bajada de las ventas y en el consecuente descenso de los precios, amen de su incidencia en el resultado final de la actividad. No de otra forma puede interpretarse el hecho de que la inflación subyacente haya subido en los últimos 12 meses tan solo un 0,8 %, cuando el pasado año, en uno de los momentos de crisis más acuciante, el incremento llegó al 0,3 % sin que entonces se hubiera repercutido el incremento del IVA.

Ante esta situación, desde el empresariado se reclaman medidas fortalecedoras que incentiven el consumo y dinamicen los mercados como método para lograr esa pretendida reactivación que sea capaz de establecer el marco sobre el que sustentar la creación de empleo productivo.

Fecha de publicación: 12/08/2010