Descripción:

Catastrófica estadística del paro según la EPA, la peor de la década 

Los datos que aporta la Encuesta de Población Activa sobre la situación laboral al finalizar 2009, si bien resultan más favorables en Castilla y León que en la media nacional, corroboran las tesis más pesimistas de los técnicos sobre la evolución del paro, cuando, pese a los vaticinios gubernamentales en sentido contrario, llevaban meses anunciando que el vencido ejercicio económico sería el peor de la década.

La EPA muestra cómo a lo largo de 2009 el paro aumentó en más de un millón de desempleados, alcanzando un porcentaje total del 18,83%, con un reflejo en Castilla y León de 166.500 trabajadores parados, lo que supone una tasa de desempleo del 14,5%.

Ante la cifra final de parados, con más de  cuatro millones de trabajadores inscritos como desempleados, no cabe enmascarar los pésimos resultados ni buscar subterfugios demagógicos para tratar de explicar el fracaso de la política gubernamental, toda vez que las catastróficas estadísticas han superado incluso las resignadas previsiones del Gobierno.

Este resultado, tal y como se ha venido diciendo a medida que se conocían las estadísticas mensuales, apuntala las tesis sobre la errónea política de empleo desarrollada por la Administración ya que, como se ve, no da respuesta eficaz al problema real ni sienta las bases para que la tendencia laboral destructora de empleo cambie su signo. No es momento de hacer comparaciones sobre el ritmo destructor sino, por el contrario, de adoptar medidas eficaces  para que el sector empresarial pueda generar empleo productivo.

Las organizaciones empresariales insistimos en que la política económica debe dar un giro copernicano y propiciar una reforma en profundidad de las relaciones contractuales de forma tal que se recupere la confianza inversora y se cambien las opiniones de los observadores internacionales,  cuyos vaticinios para el año en curso siguen siendo pesimistas al no atisbarse signos o decisiones políticas capaces de sugerir posibilidades de recuperación. Mientras el Gobierno no acometa el imprescindible cambio en la normativa laboral, será imposible recuperar el clima de confianza inversora necesario para la creación de  empleo.

Fecha de publicación: 29/01/2010