Descripción:
Desde CECALE, y desde su federación de empresarios autónomos, FEACYL, la más representativa de este colectivo en la Comunidad, se considera que la aprobación por el Congreso de los Diputados de la propuesta para reformar la normativa sobre la morosidad supone un avance en la línea de reducir y limitar los graves efectos que un excesivo período de aplazamiento de los pagos tiene para las empresas, en especial para las pymes y los autónomos.

En los últimos años, de forma específica desde la propia Confederación de Empresarios de Castilla y León, en la que FEACYL está integrada, y dentro de las medidas anticrisis, se ha venido denunciando las graves consecuencias que la elevada morosidad tiene sobre la liquidez de las pequeñas empresas y los autónomos, especialmente en una situación de falta de financiación como la que estamos viviendo.  Cabe recordar que el presidente de CECALE, Jesús Mª Terciado, transmitió dicha esta inquietud, con motivo de las elecciones al Parlamento Europeo, a los eurodiputados de Castilla y León, Agustín Díaz de Mera e Iratxe García o que el presidente de FEACYL, Javier Cepedano, recalcó esta preocupación al vicepresidente segundo y consejero de Economía y Empleo de la Junta, Tomás Villanueva, en la última reunión de la Mesa del Autónomo.

En este sentido, tanto desde FEACYL como desde CECALE se ha reiterado la urgente necesidad de llevar a cabo actuaciones encaminadas a reducir los plazos de pago y a luchar contra la morosidad que, en el caso de las Administraciones Públicas, representa, en el conjunto de España, una deuda con las empresas superior a los 38.000 millones de euros.

Para ambas organizaciones, cualquier reforma normativa en este ámbito deberá ser acorde con la propuesta comunitaria que actualmente se está tramitando, y así se evitará la posterior modificación por la adaptación de la nueva Directiva, estableciéndose todos aquellos mecanismos que impongan la obligación a los poderes públicos de pagar en un plazo máximo de 30 días y fijando también un plazo máximo para las operaciones entre empresas.

Así mismo insisten en la necesidad de  reforzar aquellos instrumentos de los que disponen los acreedores para que puedan ejercer plena y eficazmente todos sus derechos cuando no cobran a tiempo, al igual que entienden que estas modificaciones han de ser implementadas con "inmediatez y efectividad" ya que a pesar de ser necesarias, "no son suficientes para eliminar los efectos negativos de la morosidad de las operaciones comerciales". En este sentido, desde la Federación de Autónomos de Castilla y León se insiste en la necesidad de llevar a cabo mejoras en el entorno en el que operan las empresas, fundamentalmente en las condiciones de acceso a la financiación y el marco regulatorio.

Teniendo en consideración las consecuencias que la crisis está teniendo sobre las pequeñas y medianas empresas y sobre los empresarios autónomos, desde CECALE, y con acento desde FEACYL, se quiere dejar constancia de que la morosidad "es sólo uno de los factores que genera tensiones de tesorería en las empresas de reducida dimensión"; un añadido a los dificultades de acceso a la financiación, las estructuras patrimoniales de estas empresas e incluso las cargas impositivas y administrativas que las mismas soportan en el ejercicio de su actividad.

Ambas organizaciones consideran necesario impulsar todas aquellas medidas dirigidas a resolver los problemas de liquidez de las pymes y los autónomos, como la moción aprobada por el Senado para eximir a estas empresas de tributar el IVA de las facturas impagadas.

Fecha de publicación: 25/03/2010