Descripción:
El coste laboral por hora efectiva en Castilla y León (2.480,01 euros) subió un 5,2%, una décima más que la media nacional (2.649,13 euros) en el último trimestre de 2009. Desde la Confederación de Organizaciones Empresariales y, dado el gran peso que los empresarios autónomos tienen en el tejido empresarial, también desde la Federación de Autónomos de Castilla y León se valora este incremento con preocupación por dos razones: el aumento es cuatro veces superior a la inflación, que cerró el año en el 0,8%, y lo hace al final de un año en el que se han cerrado más de 7.000 negocios y se han destruido cerca de 40.000 puestos de trabajo.

Aún a sabiendas de que el coste por hora trabajada no sólo cuantifica el aumento salarial recogido en los convenios -pues incluye cotizaciones a la Seguridad Social y otros costes como las indemnizaciones por despidos- CECALE considera que esta subida está lejos de ser acorde a la situación económica actual.

El coste laboral por trabajador y mes (19,17 euros) ha subido un 4% con respecto al mismo trimestre de 2008 (en España 19.96 euros, lo que supone un incremento del 2,7%), según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística. Con respecto al coste salarial por trabajador y mes ha sido de 1.879,42 euros, lo que supone un incremento del 4,5% con respecto al mismo trimestre del año anterior (dato nacional: 1993,15 euros, incremento del 2,7%). En lo que respecta al coste salarial por hora efectiva en Castilla y León, en el cuarto trimestre de 2009 ha sido de 14,53 euros lo que representa un incremento de 5,7% respecto al mismo trimestre anterior (en España este coste ha sido de 15.02 euros, lo que supone una subida del 5,3%).

Sectores como la construcción o el comercio, dos de los que más empleo han destruido, experimentan las mayores subidas en coste por hora trabajada de todo el tejido empresarial.

Desde CECALE se entiende que con estos resultados difícilmente se podrá remontar la crisis, pues una de las variables para hacerlo es ganar en competitividad; y esto se podrá lograr con unos precios contenidos que permitan atraer un consumo altamente retraído.

Tanto desde CECALE como desde FEACYL se apuesta por la contención de los costes de producción entre los que se encuentran, ocupando un papel determinante, los laborales.

Precisamente en estos datos ofrecidos hoy por el INE se encuentra parte de la explicación que justifica la destrucción de empleo, pues los costes se recortan despidiendo a trabajadores y, en muchos casos cerrando los negocios, y  no reduciendo jornales. CECALE considera que esta situación además de ser socialmente injusta es económicamente ineficiente, pues con el aumento del paro,  con el cierre de los negocios, se contrae el consumo y esto detrae los ingresos fiscales.

El encarecimiento laboral: un añadido en la problemática de los empresarios autónomos

Desde la Federación de Autónomos de Castilla y León, además, se quiere matizar que éste es un grave añadido a la gran problemática que rodea a los empresarios autónomos de Castilla y León, a quienes además de encarecérseles los costes laborales de sus empleados se les ponen grandes trabas para acceder al crédito y obtener liquidez para afrontar dicho encarecimiento: el resultado en 2009 el cierre de 7.050 negocios, y la destrucción de los puestos de trabajo que generaban.

Fecha de publicación: 17/03/2010