Descripción:
El mes de agosto ha registrado en Castilla y León un incremento del IPC cifrado en tres décimas, mismo porcentaje que el del resto del país, lo que sitúa el índice anual en el 1,9%, una décima por encima de la tasa inflacionaria nacional. Las diferentes provincias de Castilla y León han mostrado comportamientos diferentes, con provincias como Valladolid y León, que llevan acumulado ya un incremento anual superior al punto, mientras que otras, como Soria, Segovia o Zamora, no llegan al medio punto en su índice acumulado de los ocho primeros meses.

Con respecto al mes de agosto del pasado año, los precios al consumo han registrado una décima más de incremento, debida sin duda a la incidencia del IVA, ya que el consumo sigue en la misma posición de estancamiento a tenor del resto de los indicadores económicos y, sobre todo, si se tiene en cuenta que únicamente el ocio y el sector de hoteles y restaurantes han registrado subidas superiores al punto porcentual, con descensos significativos en vestido y calzado, consecuencia del periodo de rebajas, vivienda y bebidas alcohólicas.

Pese a la estacionalidad veraniega y al precio de los carburantes, se está produciendo una inusitada contención de los precios que no es sino consecuencia del estancamiento y la contención de los mercados por lo que sigue siendo prioritaria la adopción de medidas dinamizadoras y que inspiren confianza en los consumidores.

La situación general de crisis económica, la presión fiscal y el número de parados están incidiendo muy negativamente en el consumo, hecho que, por otra parte, genera ese estancamiento de los mercados que genera la inevitable contención de los precios. Con parecer beneficiosa para la economía esta evolución del IPC, lo cierto es que no se debe a medidas económicas que la propicien, sino a un retraimiento del consumo, con su consecuente repercusión negativa sobre la evolución general del crecimiento económico.

Se necesitan por tanto medidas reactivadoras de los mercados, con un mayor índice de circulante de forma tal que el consumo vuelva a ser el estimulante mayor del desarrollo y de la creación de empleo.

Fecha de publicación: 10/09/2010