Descripción:
Durante los doce últimos meses se han perdido en Castilla y león casi 19.000 puestos de trabajo

El nuevo incremento de la tasa del desempleo en Castilla y León sitúa el número de parados de la región en 183.219, confirmándose la tasa ascendente del año, toda vez que durante los doce últimos meses se ha alcanzado un crecimiento del 11,56 %, algo superior al del territorio nacional.

Septiembre, mes tradicional con mal comportamiento en la evolución del desempleo, no ha cambiado la tendencia de los ejercicios precedentes y, por el contrario, ha echado por tierra las optimistas previsiones gubernamentales y las declaraciones esperanzadoras que se realizaron a partir de los leves descensos habidos durante los meses de mayor actividad turística. Sin embargo, tal y como CECALE avisó, esos descensos respondieron al carácter estacional y, como ahora se ve, no han sido consecuencia de las políticas gubernamentales, incapaces de invertir la tendencia destructora de empleo productivo. Tan es así que España, donde se ha vuelto a superar la cifra de cuatro millones de parados registrado en las oficinas del INEM  sigue siendo el país de la Unión Europea con mayor tasa de desempleo, superando la media de los países del euro.

Preocupa en CECALE el hecho de que la tasa de incremento del paro sea en Castilla y León ligeramente superior a la media nacional, lo que se traduce también en una tasa menor de las contrataciones. Igualmente, es motivo de honda preocupación que la estadística del desempleo se cebe primordialmente entre las mujeres, los trabajadores sin empleo anterior y los jóvenes, evidenciándose además que las diez mil nuevas contrataciones registradas son incapaces de asumir la perdida de empleo en el importante sector de los servicios.

Esta evolución confirma de una parte la debilidad de la economía española, tan necesitada de reformas estructurales en la legislación laboral y en los planteamientos crediticios y financiero, y, de otra,  la temporalidad de las nuevas contrataciones, en las que no han influido gran cosa los tímidos cambios legislativos puestos en marcha recientemente por el Gobierno. Resulta meridianamente claro que el actual marco jurídico de relaciones laborales se muestra incapaz de generar empleo productivo, lo que induce a reclamar cambios en profundidad por encima de nociones ideológicas o doctrinales y venciendo las presiones de quienes no parecen entender que han de superarse concepciones propias de otras épocas.

Por otra parte y con el objetivo de generar empleo productivo, CECALE propugna que, ante la merma de presupuestos públicos y la necesidad de enjuagar el déficit, debe racionalizarse el gasto, reduciendo todo aquello que no es indispensable, reordenando la Administración y cediendo a la iniciativa privada la prestación de determinados servicios. El empresariado entiende que no se puede escatimar en inversiones productivas pero que cuando los servicios se prestan desde la iniciativa privada, se optimizan las inversiones, se generan puestos de trabajo, se ahorra y se incentiva la productividad.

Fecha de publicación: 4/10/2010