Versión Imprimible: Santiago Aparicio: "Co-generemos" industria en Castilla y León | Cecale

Santiago Aparicio: "Co-generemos" industria en Castilla y León

Descripción:
 

Estamos asistiendo perplejos a lo que pueden ser los últimos días de la industria de la cogeneración en Castilla y León, como consecuencia de los nuevos parámetros retributivos que ultima el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, con efectos devastadores, y que pone en jaque al futuro del sector.


De aprobarse la Orden Ministerial que prepara el Gobierno, las instalaciones de cogeneración se verán obligadas a parar su actividad, al situar en pérdidas operativas a la mayoría de las plantas actualmente instaladas. Hablando en "román paladino",  las instalaciones no serán rentables, pues los costes serán superiores a los ingresos.

 

En definitiva, la penalización de la cogeneración será la estocada final para unas empresas que ya sufren desde hace siete años los efectos devastadores de la crisis económica y que, sin embargo, apostaron por esta herramienta, muchas en plantas asociadas a sus procesos productivos, para paliar los altísimos precios que se pagan en España por la electricidad.

 

Invirtieron en instalaciones de cogeneración más de 540 millones de euros  -Castilla y León tiene un total de 544 MW de potencia instalada de cogeneración en plantas asociadas a procesos productivos de diferentes sectores de actividad- para aumentar su competitividad y ser más eficientes energéticamente en sus industrias, y además respaldados a nivel europeo, por la Directiva 2004/8/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de febrero de 2004, relativa al fomento de la cogeneración. Y ahora su futuro depende de las decisiones del Gobierno en la reforma energética, dejando en el aire en la Comunidad más de 76.000 empleos industriales en sectores que cogeneran, de los que depende el 38% del PIB industrial y, sólo en operación y mantenimiento de la cogeneración, otros 500 puestos de trabajo directos más.

 

Estos empresarios apostaron por esta tierra, por Castilla y León, y la Comunidad los necesita. No es de recibo dejarlos en la estacada, más si cabe teniendo en cuenta que su "caída" conllevará unos costes energéticos más altos para la industria, una deslocalización de parte de la producción a otros países más competitivos y la consiguiente pérdida de empleo. Además, si finalmente se penaliza a la cogeneración, se creará un profundo clima de inseguridad jurídica, que provocará la desconfianza de futuras inversiones no sólo en la Comunidad, sino en todo el país.

 

Por ello, resulta irrisorio que el Gobierno traslade públicamente a lo largo de los últimos meses que la recuperación se aprecia y que es vital para la economía reforzar e impulsar nuestra industria y su contribución actual a las exportaciones -por cierto, uno de los mejores datos con los que contamos y en el que no nos podemos permitir retroceder-, mientras quiere cerrar una reforma energética que supondrá un auténtico mazazo que nos afectará a todos, a los empresarios y a la sociedad en general, ya que no solamente supondrá la parada de las cogeneraciones sino también el cierre de las industrias asociadas, con la consiguiente pérdida de empleos y de eficiencia energética.

 

Y digo esto porque  la competitividad energética que aporta la cogeneración, para la que no hay alternativa dados los altísimos precios energéticos que soportamos, es imprescindible para que la industria no tenga que reducir más los ínfimos márgenes con los que trabaja y sin los que no se podría mantener la actividad. Sí, la industria está en juego, pero con ella, el empleo, el consumo, en definitiva, la supervivencia de este país.
Fecha de publicación: 2/04/2014
Medio: El Norte de Castilla