Descripción:

Las razones de la reforma:

- La empresa necesita sobrevivir. No existe margen de flexibilidad para la empresa en la reforma si no está fundamentada en las causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, salvo las que se pacten en los convenios colectivos.

- Siempre es mejor sobrevivir con el número de trabajadores, o de jornadas, o de horas que hagan viable la empresa, antes que arruinarla por tratar de mantener un nivel de empleo incompatible con la situación del mercado.

Lo que no es la reforma:

- No hay nuevas causas para el despido objetivo, Siguen siendo las económicas, técnicas, organizativas o de producción. Lo que se hace es ofrecer ejemplos de lo que puede entenderse por causas económicas.

- La modificación de las condiciones de trabajo en caso de existir causas económicas, técnicas, organizativas o de producción tiene como suelo el convenio colectivo, que no puede dejar de cumplirse.

- No existe el descuelgue del convenio colectivo por decisión unilateral de la empresa, siempre tendrá que producirse un acuerdo o un laudo arbitral.

- No se ha cambiado el concepto de absentismo individual como causa de un despido objetivo, sólo se ha suprimido la referencia al absentismo general del 2,5% en el centro de trabajo

Lo que sí es la reforma:

- Los convenios colectivos de empresa tienen que seguir acordándose con los representantes legales de los trabajadores, como siempre.

- Se mantienen todos los tipos de contratos existentes. Se incorpora un nuevo contrato indefinido para empresas de menos de 50 trabajadores, con incentivos fiscales y bonificaciones en Seguridad Social.

- Se regula un nuevo derecho del trabajador a un permiso retribuido de 20 horas anuales de formación acumulables hasta tres años. Computará como tiempo de trabajo.

- Para modificar las condiciones de trabajo, suspender contratos, descolgarse de convenios o llegar al despido, no existe margen de flexibilidad para la empresa en la reforma si no está fundamentada en causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

- Para modificar de manera colectiva condiciones de trabajo, suspender contratos, descolgarse de convenios o llegar hasta el despido por razones económicas, técnicas, organizativas o de producción, es necesario previamente haber negociado con los representantes de los trabajadores, y se suprime la autorización de la administración.

- El despido por causas objetivas sigue existiendo, y su indemnización sigue siendo de 20 días por año.

- Desciende la indemnización del despido improcedente si no existe causa: de 45 a 33 días, con un máximo de dos anualidades. En realidad, por causa de la crisis hay pocas empresas que hayan pagado 45 días en estos últimos años, por lo que se trata de acercar la realidad jurídica a la realidad del mercado.

Fecha de publicación: 27/02/2012
Fuente: CECALE